15 frases típicas que ya no queremos repetir a nuestros hijos

15 frases típicas que ya no queremos repetir a nuestros hijos

83
0
Compartir

Desde que sabemos que estamos embarazadas, soñamos con tener a nuestro bebé en brazos para llenarlo de besos y caricias, nos imaginamos acompañándolo en sus primeros pasos y enseñándole todo lo que hemos aprendido de la vida; sin embargo, conforme van creciendo nuestros hijos, y estoy segura que también les ha pasado a sus madres, perdemos cierto control y si a la primera voz nos hacían caso… Ahora y no es tan sencillo.

Por eso seleccionamos las frases más comunes que decimos como mamás.

  1. “¿Hiciste tu tarea?”

Típico cuando tienes hijos en el colegio, pero andan distraídos con los videojuegos o con el teléfono celular. Aunque también es típica de nuestra época.

  1. “¿Seguro que no tienes nada más que decir?”
Publicidad

Está demás que tus hijos intenten cambiar de versión u ocultar lo ocurrido, como buena mamá ya sabes qué hicieron tus hijos, pero tratas de darles la chance a que confiesen.

  1. “¿Me has visto cara de banco o qué?”

Conforme van creciendo, ya no solo se invierte en los útiles escolares o los uniformes, sino que los chicos quieren salir y están con la idea de que los padres les deben dar. Apliquemos nuestra astucia y enseñémosles que no todo en la vida es pedir dinero.

  1. “¡Esto parece un chiquero!”

Hay que admitirlo, a nosotras también nos lo habrán dicho, aunque eso no significa que este detalle sea genético. Solo queda negociar.

  1. “Las verduras también son comida…”

Cuántas veces no hemos visto en el plato de nuestros hijos su propio huerto de verduras sin comer. Esta frase simplemente es un clásico.

  1. “¿Me estás escuchando?”

Aunque nos cueste admitirlo, a veces con el hijo con el que más discrepamos tiene el mismo carácter que nosotras, por lo que es típico ver sus ojos en blanco o con miradas esquivas. De allí esta frase tan usada por nosotras, las madres.

  1. “¡No me provoques!”

Esta frase es heredada. Solo debemos recordar cuando nuestras madres estaban a punto de perder la paciencia y con esta frase sabíamos que estábamos entrando a terreno desconocido. Si la usas con tus hijos, entonces también tendrán la misma percepción.

  1. “¿Ya te lavaste los dientes?”

Por más que repitamos esta rutina con ellos todos los días, después de cada comida, mientras más crecen, más se olvidan de esta rutina de higiene.

  1. “En la casa conversamos…”

Esta frase es más que fija cuando nos desobedecen y están fuera de casa. Los puntos suspensivos lo dicen todo…

  1. “No comas nada antes del almuerzo, sino me dejas la comida”

Muy poco chicos dejan de comer entre comidas, porque su propia exigencia física les pide alimento constante; sin embargo, igual queremos que se acabe todo lo que le servimos en el almuerzo o cena.

  1. “¡Duerme de una vez, que mañana toca levantarse temprano!”

Solo los adultos nos quedamos dormidos temprano luego de un día exhaustivo en el trabajo. ¿Los chicos? Tienen pila para rato…

  1. “Parece que vivieras en la calle”

Conforme van creciendo, nuestros hijos desean estar más en sociedad, con sus pares, por lo que es común que quieran estar más fuera que dentro de casa; sin embargo, no quiere decir que esté del todo bien. Hasta ellos se van a memorizar esta frase.

  1. “Te lo dije…”

Un clásico de todos los tiempos. Hasta a nosotras nos lo han dicho.

  1. “Ni pero, ni nada…”

Nuestra autoridad es ley, por lo que muchas veces intentamos apaciguar cualquier rebelión con esta frase. Si bien tenemos que mostrar autoridad, no debemos olvidar que a veces los mejores concilios se han obtenido bajo el diálogo.

  1. “Ya quiero ver cuando no esté aquí…”

A veces nos sacan tanto de quicio que decimos esto, pero (seamos honestas) no podríamos alejarnos ni un centímetro de nuestros hijos, porque son la razón que da sentido a nuestras vidas.

Compartir

Deja un comentario