Estimula la alimentación de tu niño

Estimula la alimentación de tu niño

82
0
Compartir

¿Sólo quiere comer lo que le gusta ?

La alimentación es un hábito y por lo tanto es aprendida. La relación madre-hijo está muy vinculada a la alimentación. El niño sabe (psicología infantil) que puede manipular a mamá con la alimentación. Si está molesto, puede expresar su molestia negándose a comer o dejando de comer lo que mamá le preparó. Asi el niño aprende que puede manipular a su mamá con la comida y como a ella le preocupa mucho su alimentación, esto se convierte en un círculo vicioso donde finalmente el que está decidiendo es el hijo.
¿Qué podemos hacer ?

Un error muy común que cometemos las mamás es prepara a nuestros hijos solo la comida que les gusta para evitar el CONFLICTO pero la que tiene que decidir qué comer es la mamá no el hijo. Es preferible que el niño no coma la comida que está rechazando a que él decida que comer.
En una situación regular, le servimos la comida y con mucha calma y tranquilidad le decimos que eso es lo que hay hoy de almuerzo. Si él no se la quiere comer ahora, no importa, dile que se la guardas para que se la coma más tarde. Tratar que no coma otros alimentos en el transcurso de la tarde.
En otras ocasiones decidimos no dar a nuestros hijos ciertos alimentos que a nosotros nos disgustan. Por ejemplo si no te gusta el brócoli y no se lo das porque crees que no le gustará. Esa actitud no es la más adecuada. Es recomendable dar de comer de ‘todo’ a los chicos.
Si el niño rechaza una nueva comida, no tires la toalla. Sigue intentando poco a poco. Que esta vez coma lo equivalente a una cucharadita, la próxima vez 2 cucharaditas, la siguiente 3 y asi hasta que se acostumbre a ese nuevo sabor y textura.
Los gustos van cambiando. Si por ejemplo a nuestro hijo le gustaba la lenteja y ahora ya no, es válido pero no por eso dejaremos de dársela. Que coma por lo menos 2 cucharaditas de esas lentejas.
Consideremos también que los chicos aprenden y disfrutan mucho por los sentidos. Tratemos de innovar, darles platos vistosos, coloridos y variar recetas. Prepara las verduras de diferentes formas, una crema, soufflé o corta la fruta de diferentes formas que llamen su atención.
Otro aspecto importante es una atmósfera agradable a la hora de la comida. Es un momento de socialización de la familia. Si nosotros estamos ante un ambiente tenso y estamos gritando a nuestros hijos y/o perdemos el control porque quieres que coma, lo que logramos es tener hijos inapetentes en vez de un ambiente relajante y amigable.
Por: Magali Fernández Concha -Psicóloga Infantil- especialista en niños

Compartir

Deja un comentario