Control de la televisión

Control de la televisión

12
0
Compartir

A mí y a mis hermanas mis papás jamás nos prohibieron ver ningún programa de televisión, ni leer ningún tipo de libro, ni jugar algún tipo de videojuego. Claro, cuando nosotras crecimos las opciones de programas de televisión no eran muchas, los videojuegos recién empezaban y mis papás fomentaban tanto la lectura, que lo que leyéramos les tenía sin cuidado.

Pero, con mis hijos la cosa no es así. Yo, no sólo controlo las horas que pueden ver televisión si no también el tipo de programas y canales que ven. Los videojuegos están totalmente prohibidos, y bueno por los libros no me preocupo pues el mayor recién está aprendiendo a leer. (Pero, créanme que controlaré lo que lee). Y según mis hermanas y algunas amigas soy una controladora, abusiva, control freak. Y yo no creo que sea así, si no que las cosas han cambiado mucho desde mi infancia hasta la de mis hijos.

Para empezar, ahora en el cable hay alrededor de 5 canales exclusivos para niños dónde no todos los programas son adecuados para todas las edades. Además, algunos de ellos tienen una estética grotesca y contenido sumamente inapropiado (hace unos días escuché a mi esposo matarse de risa mientras le decía a mi hijo: “no creas que hacer eso es normal, eso no está bien”. Estaban mirando un programa prohibido en Cartoon Network porque mi esposo no creía que estaba bien que se lo prohiba). En segundo lugar, ahora hay miles de videojuegos cada uno más violento que el otro y además, los niños los tienen a la mano desde más pequeños. También, hay juegos en los celulares y cada vez los niños tienen celulares desde más pequeños ¿para qué tiene celular un niño de 9, ah? Y por último, por muy a favor que esté de la lectura hay cosas que es mejor no leer hasta adquirir cierta madurez (créanme, hablo por experiencia propia).

Publicidad

Unido a todo lo anterior está algo que leí hace poco acá en Mamitips, sobre la importancia de no quemar etapas en la vida de los niños, y es que ahora, con la rapidez en la que viaja la información y la gran cantidad de estímulos y opciones que hay para los niños, a veces los padres, nos relajamos y dejamos de ver las cosas con perspectiva y que no sólo hay actividades para cada etapa, si no también hay contenido (sea en programas, revistas, libros, videos) para cada edad y es nuestro deber, regularlo y mostrarle a nuestro hijos lo más adecuado para ellos. Por muy gracioso que nos parezcan a nosotros esos programas.

Compartir

Deja un comentario