Darles la opción de elegir

Darles la opción de elegir

131
9
Compartir

 dar a los hijos la opción de elegir

Darles a nuestros hijos la libertad de elegir no tiene que ser ni negro ni blanco. Por un lado, si nosotros elegimos siempre por ellos, no van a aprender a ser autónomos; cuando alguien les pregunte ¿qué prefieres? o tengan que tomar una decisión se van a quedar colgados y no van a saber qué decir. También pueden pensar que lo que ellos quieran o piensan no importa, por eso nunca les preguntamos qué quieren o qué les parece algo.  Aunque parezca insignificante es muy importante que les preguntemos de vez en cuando ¿qué te parece? ¿ y cómo te sentiste? ¿qué prefieres? etc.

Por otro lado, si siempre les damos “carta abierta” para que elijan todo no van a tener límites, no podemos decirles ¿qué quieres comer ahora? Y efectivamente darles lo que sea que quieran, ¡pueden decir cualquier cosa! Así también corremos el riesgo de que piensen que no hay nada que no puedan tener, o que no hay nada que no puedan conseguir, que todo lo que quieran nosotros moveremos cielo y tierra para dárselos. Claro que moveremos cielo y tierra por conseguir lo que necesitan pero no necesariamente todo lo que quieren.

Publicidad

Lo mejor es dar a elegir entre una cantidad limitada de opciones, así tenemos la libertad de la elección y la autonomía combinada con ciertas restricciones. Por ejemplo, Pepito, ¿Qué te provoca comer ahora, un sándwich o pollo con verduras? O, María ¿qué te gustaría ponerte ahora, este pantalón rosado o la falda azul? De vez en cuando también es divertido dejarlas escoger por completo y ver como terminan vestidas como unas payasitas, pero unas payasitas felices y orgullosas de su estilo. De esta forma van a pensar que son lo suficientemente capaces e importantes para decidir cosas sobre su propia vida.

Por: Nadine Ferrand – Psicóloga Clínica

9 Comentarios

Deja un comentario