Hora de la diversión: A cambiarle el pañal

Hora de la diversión: A cambiarle el pañal

13
0
Compartir

Por Silvana Navas: ¡Esa sí que era una guerra asegurada! Cuando le iba a cambiar el pañal tenía que ir preparándome y preparándolo. El primer pañal de la mañana es súper sencillo, le digo: Amor, vamos a cambiarnos el pañal antes de ir a jugar y se queda súper tranquilo, se deja cambiar al toque y ya está listo para empezar su día ¡Si así fuera con el resto!

Me tomaba tiempo perseguirlo, fingir cara de molesta cuando sólo me quería reír de sus ocurrencias, lo cual generalmente hacía al final y la batalla estaba perdida, a empezar de nuevo…

Pero díganme como no reírme si le decía vamos a cambiarnos el pañal y corría a meterse debajo de la mesa o de donde pudiera, agarrándose el pantalón en señal de “este pañal es mío” y así me pasaba los días, persiguiendo al enano que hacía de las suyas para no dejarse, bajo ninguna circunstancia, cambiarse el pañal.

Publicidad

Hasta que un día, se me ocurrió que, como le encanta jugar a las escondidas, podía cambiarle el pañal como jugando, así de sencillo. Le digo Lu, necesito pedirte un favor, ¿puedes ayudarme a buscar tu pañal?

Es que no recuerdo donde dejé las cosas para cambiarte, creo que se han escondido ¿podrás ayudarme? para esto ya he escondido antes todo lo que voy a usar, lo suficientemente fácil de encontrar pero no tan obvio tampoco…

Cuando encuentra el pañal, le pido que busque la crema, una vez que encuentra la crema, le pido que me pase el algodón, lo pongo en la cama y empiezo a preguntarle y ¿dónde estaba el pañal? ¿lo encontraste muy rápido? ¿quién lo escondió? y cosas por el estilo y como está tan distraído, en menos de 5 minutos ya está con el pañal limpio y sobre todo que jugamos un rato…

En el siguiente cambio de pañal, el escenario ya no es mi cuarto, sino el suyo, y en el siguiente la cocina, y así sucesivamente vamos escondiendo y encontrando en otro lugar, dejando que la creatividad fluya.

¿Y qué creen? Está funcionando bastante bien, tanto que a veces el mismo trae su pañal, lo esconde y quiere que lo cambie, recordemos que a los niños les encanta repetir acciones, jugar a lo mismo y empiezan a divertirse cada vez más, dejando volar su imaginación también, así que podemos aprovechar ese pequeño momento para hacer de la rutina algo divertido y además ¡Cambiarle el pañal!

Por: Silvana Navas – Blog  Aymamá

Deja un comentario