“Realidad vs. Fantasía”: Juegos con Niños

“Realidad vs. Fantasía”: Juegos con Niños

36
0
Compartir

la foto-10

La imaginación es más grande de lo que puedas imaginar

 

– Papá, ¿y si hacemos un avión para llegar más rápido?

Publicidad

– (Risas del padre), pero hijo cómo vamos a hacer un avión, eso es imposible… Minutos más tarde, Joaquín toma sus legos y construye una ciudad, y un avión y llega
de un lado al otro de la ciudad en un dos por tres.

Qué increíble puede resultar la amplitud de la imaginación de un niño. Mientras interactúo con ellos, pienso, a donde se va toda esa imaginación, esa creatividad, la falta de obstáculos cuando son adultos y me da pena.

Piensen unos minutos, ¿cómo hacen los niños para resolver sus problemas? Imaginan, inventan historias, artefactos, etc. Y qué fácil resulta cuando tienen la imaginación de su lado, pues no necesitan saber cuál es la realidad, pueden vivir en un mundo paralelo creado por ellos mismos, completamente al margen de lo que suceda en la realidad y así ser felices.

Lamentablemente, a medida que crecemos la capacidad imaginativa se va reduciendo, y vamos aterrizando hasta quedar atornillados al suelo, perdiendo toda posibilidad de volar, de fantasear con los juegos.  Y frases como: “hay que ser realista”, “de ideas no vive la gente”, se van afianzando en nuestras creencias más profundas, hasta que un día las utilizamos con nuestros hijos y de la misma forma, los hacemos aterrizar. Y los problemas ya no se solucionan solo con imaginar, también hay que hacer.

Pero, ¿acaso esto es malo? Si hasta ahora es el curso natural del pensamiento humano: ser cada vez menos fantasioso. Entonces debería estar bien aterrizar nuestros pensamientos y ser realistas. Y si, también estoy de acuerdo en que las ideas deben aterrizarse a fin de poder desarrollarlas de acuerdo al mundo real. Sin embargo, para llegar a esas ideas, es necesario volar, buscar las ideas en los lugares más recónditos.

Con esto, quiero decir que si bien es importante tomar en cuenta al mundo real y sus exigencias, es igualmente importante poder volar y sobre todo, saber volar. En este sentido, imaginar no es salir de la realidad, olvidarla o evitarla, es hacerla a un lado mientras imaginamos, pero sabiendo que está ahí y que debemos retomarla para darle la forma correcta a cada idea.

Para lograr eso, considero fundamentales dos condiciones. Una es que cuando niños, nuestras ideas, por más descabelladas, no sean frustradas sino alentadas, pues nada podrá pasar si imaginamos que podemos construir un avión. La segunda es que paulatinamente se enseñe la realidad y cada una de sus exigencias, a fin de poder encajar nuestras fantasías en ella.

No le quitemos a los niños, el placer de tener lo que sea que quieran solo porque nosotros no lo podamos tener, no tienen mucho tiempo para disfrutarlo, y cuando de verdad lo quieran, tendrán mucho para conseguirlo. Disfruta los juegos con él !

Por: Manuel Beltroy Arias

Compartir

Deja un comentario