Infección urinaria: Qué hacer para prevenirnos

Infección urinaria: Qué hacer para prevenirnos

507
0
Compartir

La infección urinaria es más común de lo que imaginas, ya que entre los 15 y 50 años las mujeres producimos una bacteria de forma natural llamada E. coli, la cual se instala en nuestra piel, la vagina, el recto y el ano. Si bien es normal su estadía durante estos años, se vuelve un problema cuando llega a la uretra y se instala en la vejiga.

En nuestro caso, es muy sencillo contraer esta infección, debido a que el recorrido del conducto urinario es mucho más corto, a comparación de los hombres (toda la longitud del pene), por lo que somos más propensas a que se instale una colonia grande del E. coli.

¿Cómo saber si tenemos esta infección?

Publicidad

Si bien no es grave en las mujeres jóvenes, es molesta y se caracteriza principalmente por dolor y escozor al orinar, además de sentir ganas de orinar continuamente. Otro síntoma es el dolor abdominal, justo encima del pubis. Si los identificaste todos, es muy probable que estés con cistitis o infección urinaria, aunque también pueda deberse a otras enfermedades, como cáncer de vejiga, una litiasis renal (piedras en los riñones) o una vaginitis.

Lo mejor para hallar un diagnóstico es analizando la orina mediante una tira reactiva, la cual determinará el nivel de nitritos y leucocitos, de modo que sepas si estás pasando por una cistitis u otra enfermedad. Si es el primero, bastará con un tratamiento de antibióticos recetado pro tu ginecólogo o médico de cabecera. Además, tener una higiene adecuada es básica para recuperarte pronto y evitar que reaparezca.

¿Cómo evitar que aparezca la cistitis?

  1. Orinar después del coito. La actividad sexual favorece a las bacterias para que ingresen en la uretra, por lo que es recomendable orinar después del coito y, por lo general, cada 3 o 4 horas. Si bien no hay evidencias científicas que lo corroboren, muchos especialistas lo recomiendan, además del uso del preservativo.
  2. Utilizar jabones suaves de higiene íntima. La flora bacteriana de la zona femenina es muy sensible a los cambios; por ello, el uso de productos muy perfumados puede alterar el equilibrio de las bacterias que viven en ella. Lo mejor es usar jabones especiales que respeten la flora y dejen que se autorregule tu zona íntima.
  3. Limpiar la zona de delante hacia atrás. Lo acertado es limpiar la zona en un movimiento de adelante hacia atrás. De lo contrario, es posible que bacterias de la zona del ano y la vagina se aproximen a la entrada de la uretra, pudiendo provocar una infección de orina.
  4. Evitar la ropa muy apretada. En una infección de orina, es recomendable dejar respirar a la piel y evitar que exista un ecosistema húmedo y cerrado en torno a la zona genital. Por eso, hay que procurar usar ropa holgada y, preferiblemente, de algodón, y cambiarse cada poco tiempo.
  5. Beber mucha agua. La hidratación es fundamental tanto para prevenir una infección de orina como durante su tratamiento. Beber agua frecuentemente también propiciará que se orine de forma frecuente. Además, hay que evitar tomar muchos líquidos que puedan ser irritantes para la vejiga, como el alcohol o la cafeína.
  6. Tomar sustancias preventivas. Si bien los antibióticos combaten la infección cuando esta ya se produjo, hay alimentos que pueden ayudar a prevenir que aparezca la cistitis. Uno de ellos es el arándano rojo, ya que impide que la bacteria E. coli, responsable de la mayoría de infecciones de orina, se adhiera la mucosa del intestino, evitando que prolifere. Otro es el xiloglucano, enzima que se extrae de las hojas del tamarindo y ha demostrado efectividad en la prevención de infección de orina, y también como tratamiento para reapariciones de la infección.

 

Fuente: http://www.enfemenino.com

Compartir

Deja un comentario