Los hijos únicos

Los hijos únicos

302
0
Compartir

A veces es por decisión o a veces por las circunstancias. Puede ser que se produzca algún problema físico que les impida tener un nuevo hijo, problemas económicos o incluso una separación.

Pero sea cual fuere el motivo, hay algunas cosas respecto a la educación del hijo único que los padres deben tener presente. En primer lugar, evitar la sobreprotección.

Cuando se tiene un solo hijo, los padres no tienen necesidad de repartirse: todo el tiempo que están en casa es para ese niño a quien se mima, se aplaude y se consiente y el niño suele hacer “lo que quiere” ya que no debe “competir” con otro por la atención de sus padres. Los padres con hijos únicos suelen sobreprotegerlos, decidir por ellos o darles todo hecho.

Publicidad

Esto es perjudicial para ellos, pues si crecen de esta forma, en el futuro pueden tener problemas a la hora de decidir en temas importantes por una inseguridad creada en la infancia. Por otro lado, ya que en casa no tendrá necesidad de compartir el amor de sus padres ni tampoco las pertenencias, los padres deberán inculcarle este hábito.

Para eso es bueno que concurra desde temprana edad a la guardería, e incluso invite amiguitos a jugar a su casa: que convide sus galletitas, que preste sus juguetes, que la mamá le cuente un cuento a él y a su amiguito a la vez.

También es importante que, en la medida de sus posibilidades, se le deje resolver sus problemas y no se resuelvan todos por él: esto empieza desde bien chiquito, cuando el niño se cae por ejemplo, hay que dejar que se levante solo, cuando no puede abrir o guardar una cosa decirle: “Tú podés” y estimular a que lo haga por sí mismo.

Esto reforzará la confianza en sí mismo y lo hará menos dependiente también en la vida adulta. También es importante dejarlo opinar en los casos que sea posible, haciéndolo intervenir en decisiones familiares como: ¿A dónde vamos a pasear hoy? ¿Qué vamos a comer? para que sienta que ocupa un lugar importante en la familia y que sienta que no todo se decide por él. Esto también es parte de la libertad que debes enseñarle a ejercer y sobre todo, a disfrutar.

Fuente: http://www.mundobebe.com

Compartir

Deja un comentario