¿Meditación en niños?

¿Meditación en niños?

28
0
Compartir

La meditación es una práctica que está siendo más difundida hoy en día. Con ella, se busca calmar la mente, focalizar la energía y encontrar un estado de equilibrio que nos permita sentirnos más saludables y vivir mejor. Pero esta práctica se relaciona más con los adultos. ¿Es posible llevar la meditación a los niños?

Creemos que, no solamente es posible, sino que es recomendable. Pues en los niños, la meditación también traería muchos beneficios utilizando simplemente el estado natural de ser niño.

¿Por qué es recomendable para los niños?

Publicidad

Porque es importante trabajar en los niños la capacidad propia que tienen para atender algo: centrar su atención en un estímulo, reconocer una emoción, focalizarse en una situación particular. Utilizamos la palabra “atender” relacionada con el concepto de “hacerse cargo de..”, ser consciente.

¿Cómo hacerlo?

  • Respiración en familia: Se puede hacer un ejercicio o juego con todos los miembros de la familia, sentándose juntos, en un lugar propicio (sin ruido ni estímulos visuales ni interrupciones) y poniendo una mano sobre la panza para sentir como se hincha o se deshincha cuando respiramos, o colocar una mano sobre el pecho y sentir los latidos del corazón.
  • Escuchar música: Poner una canción determinada que incentive la tranquilidad y no hacer nada más que escucharla.
  • Enfocarse en las sensaciones: Telas de distintas texturas sobre la piel, olores agradables, sonidos diversos, sabores diferentes.
  • Pintar mandalas: Las mandalas son dibujos circulares con contenido y estructura simétrica, en los que se utilizan materiales plásticos y se va construyendo poco a poco. Se puede iniciar desde los trazos o colorear alguno ya dibujado.
  • Cuentos para imaginar: Mientras alguno de los adultos va narrando una historia, se le pide a los niños que cierren los ojos y vayan imaginándola. Se buscaría que el cuento tenga descripciones ricas y acciones armónicas.

¿Qué beneficios trae la meditación para los niños?

  • En el aspecto físico: La respiración inunda de oxígeno los órganos y los músculos; por lo tanto es positivo para el sistema respiratorio e inmunológico, por mencionar algunos.
  • En el aspecto cognitivo: Incentiva la atención y concentración, la adquisición de la información, la memoria, la percepción, la creatividad.
  • En el aspecto emocional: El reconocimiento de lo que siente, la regulación de los impulsos, la tolerancia a la frustración, manejo de la ansiedad.
  • En el aspecto social: La empatía, motivación para la interacción.

Por: Jesica Kuwae, Psicóloga Clínica infantil y Danzaterapeuta – Crianza y Danza

Compartir

Deja un comentario