¿Mamá por primera vez? Habrás escuchado estos mitos

¿Mamá por primera vez? Habrás escuchado estos mitos

526
0
Compartir

Sabemos que como madre primeriza tienes muchas dudas y entendemos que por esta razón existen muchos mitos al respecto. Al tener dudas, solemos hacerle caso a lo que dice la vecina, la abuelita o la amiga de una amiga y es así como te desinformas. Vamos a desmentir los 3 mitos que son los más populares y que la mayoría dan como ciertos.

Ahora que estoy embarazada y somos 2 personas en un mismo cuerpo, ¿tengo que comer por dos?

Este es un pensamiento totalmente errado. Comer el doble simplemente conducirá a que adquieras sobrepeso durante el embarazo.

Publicidad

Esto te podría llevar a tener, por ejemplo, diabetes durante el embarazo, que tu presión se aloque y tengas subidas y bajadas inesperadas, y también podrías hacer que tu bebito nazca gordito. Simplemente básate en una dieta rica en proteínas y vitaminas. Mejorar la alimentación no quiere decir que comas el doble.

¿La posición durante el acto sexual determina el sexo del bebé?

Esto es más falso que millonario soltero. Existe la creencia que si el hombre está arriba, tendrías varoncito y si es a la inversa, sería mujercita; sin embargo no existe una evidencia científica para esto. Así que, escojas la posición que escojas, las probabilidades del sexo son 50-50.

¿Puedo formar un bebé de carácter perfecto si no reniego?

Todas queremos el bebé perfecto, fácil de consolar en brazos, que mame sin dificultades y que duerma toda la noche. A pesar de ponerle todo nuestro empeño, algunos bebés son difíciles de calmar, otros tienen cólicos, otros desarrollan alergias y la mayoría tarda varios meses en aprender a dormir toda la noche. Igual que el parto, la crianza de los hijos es imprevisible y requiere una buena dosis de flexibilidad y sentido del humor. Para ti, tu bebé siempre será “perfecto”.

TE RECOMENDAMOS

Tu primera preocupación debería estar antes de quedar embarazada. Antes del embarazo, preocúpate por consumir mucho ácido fólico. Esta vitamina, entre otras cosas, previene los desprendimientos de la placenta. Antes de consumir algún comprimido químico, recuerda que hay muchos alimentos naturales que lo poseen, como por ejemplo la quinua, el brócoli o la palta.

Por otro lado, es recomendable que cuando decidas estar embarazada, no te encuentres ni muy delgadita ni muy gordita. Tienes que tener un peso intermedio, porque recuerda que lo normal es subir entre 9 y 12 kilos en este periodo. Si mantienes un régimen de alimentación saludable, recuperarás tu peso antes de que te des cuenta.

FUENTE: Carlos Zavala – Ginecólogo

Compartir

Deja un comentario