Natación para bebés

Natación para bebés

94
0
Compartir

Te traemos unas pautas para el inicio de la natación de bebes y niños.  Este sugiere una serie de experiencias positivas, es recomendable  empezar en casa.   El paso de la tina a la piscina debe ser agradable, ya que el ambiente grande y  la temperatura del agua puede originar que el bebe se ponga tenso la primera vez que ingresa a la piscina.

Comienza en casa con paciencia y cariño.   Si fuera posible, entra a la tina o ducha con tu bebe y sostenlo con naturalidad; míralo y háblale todo el tiempo, tu voz le da tranquilidad.   Poco a poco y mirándolo a la cara muévelo de lado a lado.  Si lo notas cómodo voltéalo (pero sigue hablándole para que sepa que estás ahí)  y luego siéntalo para después echarlo mientras continúas moviéndolo.

Si se siente a gusto,  échale agua gradualmente, para ello puedes utilizar vasos pequeños tipo ‘gelatineros’, de preferencia de colores vivos o sino utiliza una regadera pequeña.  Usando estos envases rocea agua alrededor del bebé, de atrás hacia adelante, luego lluvia en las manos para pasar después a pequeños chorros en la cabeza.  Todo esto lo ayudará a ganar confianza.

Publicidad

Si tu bebe está contento, incrementa la cantidad de agua que recibe en la cabeza, puede ser hasta 1 litro.  No le ocurrirá nada, pero si es importante hacerlo de atrás para adelante y muy rápido.   Si uno lo hace despacio, el bebe puede desesperarse  porque aún no aguanta la respiración.   Es preferible hacer estos ejercicios sólo con agua, no cuando el bebe tiene champú en la cabeza.

Ahora a la piscina !

Es recomendable el uso de un pañal especial para agua porque evita derrames y no se infla permitiendo que el bebe se mueva con facilidad en el agua. El pañal común se hincha y hasta podría debilitarse y ensuciar con gel  la piscina.

Es bueno llevar a la piscina un juguete que el bebe use en la tina (vasito, pelota…), esto  lo hará sentir en un ambiente familiar.   Los movimientos en el agua relajan al bebe.   Poco a poco repite lo que disfruta en la tina: échale agua en la mano, la barriguita, los pies… hasta llegar a la cabeza empezando de atrás con la lluvia o chorritos de agua.  Todas estas experiencias darán seguridad a tu pequeño.

Por: Jorge Huarachi

Compartir

Deja un comentario