Pinocho – Cuento imperdible

Pinocho – Cuento imperdible

15
0
Compartir

Screen Shot 2014-06-24 at 6.22.33 AMCarlo Collodi es el creador de Las Aventuras de Pinocho, un libro de 36 capítulos entregados durante un año a los lectores de un periódico infantil.  Pinocho vive todas esas aventuras que los cuentos adaptados nos han dado a conocer y muchas otras más, y su historia es parte de la literatura clásica para niños que da pie a las lecciones que uno desea que los pequeños aprendan: el valor de la verdad, el valor del estudio y la recompensa que traen las buenas acciones.

También está presente el tema de las influencias y de las buenas compañías, de aprender a escuchar a nuestra conciencia (personificada en el grillo Parlante).

 He encontrado que la versión original es extremadamente graciosa para chicos entre 10 y 11 años pues cuando se la he leído a mis hijos, en voz alta, hemos terminado riendo a carcajadas con pasajes cuya amenidad nos ha hecho regresar a ellos más de un vez.

Publicidad

  Por otro lado, me he encontrado subrayando frases como: “una buena obra no perjudica jamás”, “en este mundo lo que te dan se devuelve” y “porque cuando los niños malos se vuelven buenos tienen la virtud de renovar y alegrar la vida de sus familias” con la confianza de tomar como referente al experto.

A través del relato original estas frases encierran lo que parece haber sido el motor de la obra: educar con el humor, revelar la condición humana con la picardía y la simpleza de la verdad infantil.

  Tengo varias versiones adaptadas  de Pinocho (incluyendo la película de Walt Disney), los seguiré usando cada vez que tenga público infantil  alrededor, pero nunca más pensaré en Pinocho como la marioneta cuya nariz crecía al mentir y al que un hada buena convirtió en niño de verdad. Pensaré en él como el niño, sincero, pícaro y sensible que con cada aventura tropezada nos abre un espacio para  reflexionar y aprender sobre lo que significa ser humano. Cuando Pinocho es convertido en un niño de verdad pregunta por el viejo Pinocho de madera:

-Ahí lo tienes- respondió Gepetto, señalando una gran marioneta (…) que hasta parecía un milagro que se mantuviera erguido”.

  Pinocho se volvió a mirarlo. Y después de mirarlo un poco dijo para sí con gran satisfacción: “¡Qué gracioso era como marioneta! ¡Y qué contento estoy de haberme convertido en un buen muchacho!”

  Hay en las librerías adaptaciones muy buenas que incluyen lindas ilustraciones.  Pinocho  es imprescindible en el repertorio de cuentos infantiles y una buena idea  es leerla en su versión original para conocer y tenerle un cariño real.

Por:  Marcela Noblecilla, literata, profesora de Educación Inicial y mamá como tú !

Notas relacionadas: Cambios – Cuentos infantilesLa Rana Sapi

Compartir

Deja un comentario