¿Te olvidaste la lonchera?

¿Te olvidaste la lonchera?

13
0
Compartir

Esta mañana como todas las mañanas mi esposo llevó a mi hijo al colegio. Poco después que salieron me di cuenta que se había quedado la lonchera, me dio pena por mi hijito y pensé que no habría problema en dejársela un poco más tarde. En eso, a los pocos minutos me llama mi esposo furioso y me dice: “¡Te olvidaste la lonchera! ¿Qué? Le respondo. “No yo no me olvidé nada, yo no voy al colegio. Es nuestro hijo el que siempre lleva su mochila y lonchera cuando se trepa al carro”. ¡No! Me responde furioso. A mí siempre me lo da la nana con todas sus cosas y hoy día tú solo trajiste al carro su mochila.

Por supuesto, después de esto la que se puso furiosa fui yo. Un momentito. Es responsabilidad del niño de kínder llevar y traer su mochila y lonchera todos los días del colegio. Esa es la única responsabilidad que él tiene. Mi esposo terqueaba que era muy chiquito. La verdad que no quería pelear a esa hora, y le dije que me daba mucha pena que la nana los haya mal acostumbrado a los dos a ser ella la que lleva todas las cosas, y por eso esta mañana él dejó su lonchera.

Luego me quedé pensando, ¿por qué mi esposo me regañó a mí asumiendo que soy yo la responsable de poner la lonchera y mochila en el carro? A parte de un fuerte tema de género, dónde es la mamá la que se debe encargar de: alistar a los niños, ver las loncheras, ver el desayuno y encima mandar todo, mientras el papá sólo se cambia a sí mismo ¿por qué no darle responsabilidades al niño? También creo que hay un tema de educación y valores.

Publicidad

Mi hijo ingresó el año pasado al colegio, a pre kínder, tenía 4 años y 6 meses. Tanto a mí como mi esposo nos parecía demasiado pequeñito para ir al colegio. Este año ya está en kínder y pronto cumplirá 6 años, con lo que mi esposo y yo acordamos en darle algunas responsabilidades. Lamentablemente, no lo hemos cumplido tan bien como quisiéramos y las únicas responsabilidades que he podido inculcar son las del colegio. Sin embargo, esta mañana comprobé que no tenía lo más importante para educar a mi hijo: la alineación con mi esposo. Y ahora, eso es lo que más me preocupa pues, poco a poco mi hijo debe asumir más responsabilidades y para que él pueda lograrlo su papá y yo debemos estar alineados y trabajar como equipo.

Compartir

Deja un comentario