12 acciones que despertarán la curiosidad de tu bebé

A veces detalles tan simples como cambiar de juguetes o la posición de objetos ayudan a despertar la curiosidad de tu bebé, de modo que potencialices su inteligencia y su inquietud por desplazarse y seguir descubriendo.

  1. Cambia sus juguetes con frecuencia. Si dejas todos sus juguetes a la mano, nunca le prestará demasiada atención al mismo tiempo, lo mejor es dejar unos pocos a la mano y, luego de un tiempo, guardarlos y sacar otro grupo pequeño de juguetes. Esto ayuda a que aproveche mejor los estímulos de cada juguete y aprenda mejor de ellos.
  2. Pasearle en brazos por la casa. Estos paseos estimulan su visión y su curiosidad por lo que halla a su alrededor; además, le permite tener sus primeras impresiones del espacio donde se ubica y si lo meces un poco entrenarás su sentido del equilibrio.
  3. La siesta. Estos momentos de sueño durante el día deben darse con la ropa que lleva durante el día y en un espacio en penumbra, mas no oscuro por completo, para que se habitúa a la rutina de sueño de la familia.
  4. Moverle sus brazos y piernas cuando se le cambia el pañal. Es una forma sencilla que lo ayuda a descubrir sus extremidades, identifica sus movimientos como suyos y aprende sus límites.
  5. Seguir una rutina al vestir. Al crearle hábitos al vestir, como primero colocar las prendas por la cabeza, desvestirse primero los brazos, entre otros, le enseñar a anticiparse y tomará esta tarea con una mejor actitud.
  6. Ponerlo al lado de otros niños. Es el primer paso para que empiece a ser sociable; si bien no hablan y no interactúan como niños más grandecitos, igual aprenden que hay semejantes a tu bebé.
  7. Masaje con crema. Cuando se le unta crema en el cuerpo del bebé, se le puede acompañar con masajes (sin tocarle la columna), de modo que le dé seguridad y conciencia corporal.
  8. Salidas con tu bebé. No importa si es siempre al mismo lugar, el solo hecho de salir en tus brazos le da seguridad y le ayuda a vender el miedo a los extraños. Además, desde su perspectiva, cada día aprende algo nuevo en cada una de sus salidas juntos.
  9. La rutina de lactancia. Además de ser su principal fuente de alimentación, es también una rutina de amor y protección para tu bebé, donde crea un vínculo muy estrecho contigo.
  10. Péinalo a diario. Si bien cuando nacen no todos los bebés poseen una gran melena, el cepillarse su cabecita le estimula sensorialmente y se le crea un hábito de cuidado personal.
  11. Que pruebe nuevos sabores de tu plato. Cuando tu bebé ya pueda comer de todo, puede probar una pizca de tu plato, ya que así estimulas su sentido del gusto y le ayuda a aceptar nuevo sabores.
  12. Varía la posición de su cuna. Dentro de la habitación, date la libertad de mover su cuna, principalmente los primeros meses, porque así le ayudas a descubrir nuevos detalles de su habitación, disposición del espacio y todos los implementos que complementan ese ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *