3 claves para una lactancia ideal

Al principio no es sencillo dar de lactar, debido a que se aprende con el tiempo la técnica y la postura para realizarla, además de conseguir ciertos complementos para disfrutar de ese momento con tu bebé.

Por ello, te damos a conocer las 3 claves para una buena lactancia:

  1. Una buena técnica

Si bien se va perfeccionando con el tiempo, lo primero que debes tener en mente es que no debes tomarlo con prisa, la lactancia es un momento único entre tú y tu bebé. Tómalo en tus brazos, con su cabecita en tu muñeca o en tu antebrazo, con sus hombros muy cerca a tu pecho, después, sigue estos pasos:

  • Paso 1: Deja que él busque el pezón, no le pegues tú la cabeza al seno. Si no, la barbilla quedará junto a su pecho y dificultará el agarre.
  • Paso 2: La mandíbula inferior, que es con la que realiza los movimientos de extracción, debe tener espacio suficiente para moverse.
  • Paso 3: Su boca ha de coger toda la areola para no tirar del pezón. Deja espacio entre su nariz y la mama para que respire y trague.
  1. La mejor postura

Publicidad

No hay una específica que deben repetir todas las madres, porque cada una se sentirá cómoda con la que elija; sin embargo, hay que tener ciertas consideraciones:

  • Es importante que durante el proceso la madre no tensione la zona lumbar cuando sostenga al bebé con su brazo y se incline hacia él, o esta molestia, repetida a lo largo del día, puede ocasionarle contratiempos.
  • Para evitar esta tensión lumbar puede ser muy práctico colocar un cojín sobre el que apoyar y descansar la zona. El mismo cojín puede servir para elevar al bebé y mantenerlo en una postura que permita a la madre descargar la tensión del brazo y de los hombros.
  • Si das de mamar en una butaca, apoyar los pies, o al menos uno de ellos, en un taburete o soporte bajo y poner al bebé en una posición menos horizontal, también te ayuda a relajar las tensiones de la espalda. Es preferible que la butaca tenga reposabrazos en los que descargar el peso del brazo que soporta la cabeza y los hombros del bebé. Así se reduce el riesgo de que la tensión se transmita de los hombros a las vértebras cervicales y dorsales de mamá.
  1. Buenos complementos

Esto podrían ser algunos que te ayuden de mucho:

  • Extractores, ya sean manuales o eléctricos, te ayudan mucho para recolectar leche.
  • Brassier adecuado, principalmente los de copa abierta.
  • Discos empapadores, elígelos aireados y transpirables.
  • Cojín de lactancia, sobre todo para mantener una postura adecuada.
  • Mecedora, muy cómodas para relajar la región lumbar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *