A clases con mi bebé: Mamás universitarias

Amigas de Mamitips que pasaron por la experiencia de ser mamás universitarias nos brindan sus experiencias y consejos.

Ser mamá universitaria no es cosa fácil. No siempre se tiene el apoyo de toda la familia o de la pareja. No son solo el cansancio de los primeros meses mientras se intenta entender la clase. Es aceptar los cambios al dejar de lado las fiestas, reuniones y tacones a andar en zapatillas y en coche.

Mamitips recogió los siguientes consejos directamente de algunas mamis que pasaron por la experiencia de tener que combinar los libros y las clases universitarias, con los pañales y biberones.

Durante la vida universitaria, es usual ver que alguna compañera de estudios se convierta en madre, pero ¿cómo se puede organizar una cuando ya llegó el bebé para lograr terminar los estudios?

Elegir una niñera o pariente

Sea en el día o noche que decidas programar tus clases, necesitarás a alguien que se quede por 6 horas a que cuide del bebé. Esta persona tiene que ser responsable, empática, cariñosa, que tenga paciencia para saber tratar a un niño y tenga buen humor.

 Saber organizarte

Después de las clases, aparte de tus responsabilidades con tu bebé y pareja. Tendrás de sacrificarte un poco para reunirte, por redes sociales o emails, con tu grupo de estudio. Si es necesario, tendrás que poner la casa para reunirse o , con ayuda, escaparte unas horas para hacer un trabajo practico.

Comunícate

Los profesores, aunque den tareas y trabajos para el mismo día, puedes pedir consideración porque te puedes dividir en 3, pero no en 6 cursos a la vez. Así, tendrás un poco más de tiempo para presentar tus tareas personales.

Ten Paciencia

Aunque no te guste que se crucen los problemas, tendrás que enfrentarlos uno por uno y tranquila. La vida no es sencilla y tratarás de soportar algunos comentarios de ciertos familiares que se metan con cómo cuidas y educas a tu bebé. Solo debes exponer tu punto de vista sin llegar a palabras mayores.

Ciertamente, los cambios no son fáciles, pero son todo por el angelito que llevarás durante toda tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *