Cuidado con las infecciones estomacales

Las infecciones estomacales aparecen en cualquier momento y cuando menos lo imaginas; sin embargo, en la época de verano siempre hay un incremento de casos en los hospitales, ya que el aumento de las temperaturas ocasiona la pronta descomposición de los alimentos expuestos al ambiente.

Por ello, es importante conocer, además de esta causa, otros factores que desencadenen las infecciones estomacales, ya que no solo afecta en la casa o en el trabajo, sino también, dependiendo de su gravedad, pueden incluso costarnos la vida, debido a la deshidratación, especialmente grave en casos de niños y ancianos.

¿Qué causa las infecciones estomacales?

Las provocan principalmente virus, bacterias o parásitos intestinales que entran en nosotros a través de los alimentos, agua contaminada y, en ocasiones, también por el contacto humano.

En el caso de las bacterias, las más comunes son Salmonella, Escherichia coli, Shigella, que atacan a nuestro intestino. Las Giardias, por su parte nos hacen perder peso, y las llamadas Amibas, presentes habitualmente en la boca y el estómago, pueden darnos síntomas similares.

En el caso de las comidas, se debe tener cuidado con:

  • Comer en la calle.
  • Comer de prisa o con el cuerpo agitado.
  • Comer con un estado de ánimo alterado a la hora de comer (disgusto, ira).
  • Comer excesivamente alimentos grasosos fritos.
  • Comer excesivamente alimentos malsanos (carnes, pescados, mariscos, encurtidos).
  • Comer excesivamente alimentos indigestos (harinas refinadas, flanes).
  • Comidas muy condimentadas o demasiado abundantes.
  • Bebidas tóxicas e irritantes (café, té, chocolate, sodas, bebidas de cola, etcétera).
  • Consumo de alimentos o bebidas muy calientes o muy frías.
  • Tragar los alimentos sin masticarlos correctamente.

¿Cómo tratarlas?

Lo más importante es acudir a un médico, en cuanto se presenten los primeros síntomas, ya que con el tratamiento oportuno podremos evitar que empeore el cuadro. Por otro lado, la incidencia este tipo de infecciones también dependerá de tu estado de salud, de tus defensas. De ahí que deba tenerse especial cuidado con niños y ancianos.

En casa, te damos las siguientes recomendaciones:

  • Evita consumir lácteos, harinas, azúcares, fritos, embutidos.
  • Siempre es recomendable empezar el día con un diente de ajo crudo y un vaso de agua, es un buen antibiótico y limpiador de nuestro organismo.
  • Desayuna fruta: una papaya o una manzana sin cáscara son ideales para nutrirte y no dañar a tu estómago.
  • Intenta seguir una dieta blanda a base de caldos y sopas. Evita la carne roja.
  • Si tienes diarrea, prepara un litro de jugo de manzana con el sumo de dos limones y una pizca de sal. Es un suero perfecto.
  • Mantén reposo durante al menos 3 días, nuestro cuerpo necesita energía para combatir la infección.
  • Puedes preparar infusiones de manzanilla, hierbabuena, limón, equinácea y diente de león para combatir la infección. Son perfectas y puedes tomarlas hasta 3 veces en un día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *