La educación comienza en casa

¿Por qué aún no nos damos cuenta que sólo la educación sacará adelante al mundo?

Hablo de la buena educación: la educación de casa, de familia, la educación que el papá y la mamá tienen la obligación de dar a sus hijos. La educación del “buenos días”, “por favor”, “gracias” y “permiso”. Pero, aún más importante, la educación del respeto y la solidaridad. La educación de saber que no soy el dueño del mundo sino que comparto mi vida en él con otros millones de personas, plantas y animales que tienen derechos al igual que yo. No entiendo a los padres que ven a sus hijos portarse mal y no dicen ni pío. Aquellos que ven a su hija arranchar el juguete a la amiguita, colgarse o patear el asiento de la persona que está adelante en el cine y mantienen la pasividad. Aquellos que ven al niño jalándole la cola al gatito o pisoteando las plantas y bostezan de aburrimiento. Todos alrededor saben que ahí hay un problema, pero ellos están en la luna. ¡Trabajen, padres! ¡Eduquen! ¡Corrijan!

A inculcar valores.

  • Si no están detrás del niño para que diga “por favor”, “gracias” y “permiso” en todas y cada una de las oportunidades, ¿cómo aprenderá a ser considerado?
  • Si no están ahí para decirle que no debe pararse sobre los muebles con zapatos, que no debe hablar en el cine porque molesta a los demás, que devuelva con un “perdón” aquel juguete que agarró sin permiso o que espere su turno para subirse al inflable, ¿cómo aprenderá a ser respetuoso?
  • Si no están ahí para recordarle que diga “buenos días” a la tía, al vigilante, al chofer, a la empleada del hogar, al heladero, ¿cómo aprenderá a ser cortés?
  •  Si no están ahí para recordarle que dé las gracias a la nana o la abuelita por darle un baño, por jugar con él o prepararle la comida, ¿cómo aprenderá a ser agradecido?
  • Si no le enseñan a recoger los juguetes y la ropa que dejó tirados, ¿cómo aprenderá a ser ordenado? ¿Cómo apreciará el trabajo que realiza la empleada o la mamá que diariamente limpia su cuarto u ordena la casa?
  • Si no le enseñan que la TV o lo juegos de video son medios de diversión ocasional que deben tener un horario regulado y que debe realizar también otras actividades buenas para él como hacer deporte, leer, jugar, ¿cómo aprenderá a auto-regularse?
  • Si no le enseñan que las zapatillas de marca, el iphone, el play-station o la casa de playa no los hacen quienes son, sino que son objetos accesorios a la sonrisa y la solidaridad que deben llevar puestos siempre, ¿cómo aprenderán?
  • Si no lo corrigen cuando abusa de otro niño, del hermano o del primo, ¿cómo aprenderá a ser una persona de bien?
  • Si no están ahí para enseñarle a recoger, siempre, la envoltura del caramelo o galleta que tiró al piso, ¿cómo aprenderá a ser limpio?
  • Si no le enseñan que si rompe el juguete del amigo deberá darle uno suyo, ¿cómo aprenderá que los actos tienen una consecuencia y que todo daño debe repararse?
  • Si no le recuerdan, después de cada comida, que debe lavarse los dientes, ¿cómo entenderá que debe cuidar su cuerpo?
  • Si le dan todo lo que desea y no le explican que las personas no están a su disposición para hacer lo que él quiera, ¿cómo dejará de pensar que se lo merece todo?

Que respeten la naturaleza!

  • Si cuando maltrata a un animal o una planta, los padres miran para otro lado, ¿cómo aprenderá a ser compasivo?
  • Si no le explican que la comida que no se come del plato irá a la basura, que el agua que deja correr por gusto es importante para la vida y no se debe desperdiciar, o que las hojas del cuaderno que garabatea sin cuidado podrían haber sido utilizadas por otro niño menos afortunado que él ¿cómo aprenderá a cuidar su mundo y pensar en los demás?
  • Si se le dice que es lo máximo sin hacerle ver sus defectos – porque todos los tenemos – ¿cómo tendrá confianza en sí mismo cuándo se vea en el mundo real y constate sus verdaderas capacidades?
  • ¿Cómo aprenderá a ser cuidadoso si sus padres no están ahí para enseñarle a cuidar sus juguetes? ¿Cómo aprenderá a ser responsable con sus estudios si no le enseñan a cuidar sus útiles, sus cuadernos y su lonchera? ¿A hacer la tarea con cariño y esmero?
  • ¿Cómo aprenderá a ser solidario con los menos afortunados si los padres no le dan el ejemplo?
  • ¿Cómo aprenderá que no debe hablar a gritos y contestar mal a las personas si no se le corrige?

No es difícil educar bien, pero es necesario comenzar desde chiquititos y corregir siempre y cada una de las veces un mal comportamiento y, por supuesto, es imprescindible: dar el ejemplo.

  • No le des lo que pide si no dice “por favor” y explícale que debe decírselo a la nana, al tío, al hermano, a toda persona.
  • Al darle la plata para comprarse un helado, recuérdale saludar, pedir por favor y dar las gracias al heladero.

Padres: ¿para qué trajimos hijos al mundo si nos da flojera educarlos?

  • Si no sabemos preguntemos, leamos, pidamos ayuda a otros padres que quizá tengan más experiencia que nosotros. Nadie nació sabiendo. Nuestros hijos y el mundo nos los agradecerán.
  • No hay nada más triste que una vida desperdiciada, que un hombre o una mujer maleducados, prepotentes e irrespetuosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *