Las armas de tu bebé para conquistarte

Si bien está en nuestra naturaleza buscar afecto y cuidado, los bebés son la muestra perfecta para conquistar el corazón de una y derretirla con su sola presencia.

  1. Su piel hambrienta de caricias

El sentido del tacto es el primero que se activa en la gestación, por lo que cuando nace tu bebé está listo para recibir todas tus caricias. Si antes tu pequeño estaba acostumbrado a sentirse rodeado dentro de tu útero, al nacer necesita sentir tu piel constantemente lo que provoca en ambos la sensación de bienestar y dicha que solo ese contacto les puede dar.

  1. Sus ojos de grandes pupilas

Los bebés al nacer tienen las pupilas enormes, mientras que al crecer estas se quedan en un tamaño más pequeño y solo se dilatan si estamos al lado de la persona que amamos. Al ver esto en tu pequeño no puedes resistirte a quedarte prendida mirándolo.

  1. Su olor a cachorrito

Publicidad

Tras dar a luz, tu sentido del olfato se vuelve más sensible y eso te hace percibir el aroma en particular de tu bebé, lo que produce en ti un enamoramiento a flor de piel y el mismo efecto le pasa a tu hijo, ya que tu aroma lo tiene grabado y por eso busca tu pecho y abrazo.

  1. Sus rasgos parecidos a los tuyos

Esto pasa gracias a la carga genética de los padres, la cual se hereda y hace que tus hijos tengan ciertos rasgos tuyos o sean muy parecidos a cuando tenías esa edad. Esto también refuerza el lazo que tienen ambos.

  1. Sus gorjeos y el timbre de su voz

Ni bien nacen, los bebés tienen sonidos muy particulares que te irán conquistando de a pocos, pero no es sino hasta semanas después que empezarás a diferenciar sus llantos, gritillo y gorjeos. Para el quinto mes, tu pequeño intentará imitar vocales y balbuceará palabras con el fin de “conversar contigo”, anímalo, así le ayudas a desarrollar su cerebro.

  1. El reclamo de su llanto

Hay muchas razones por las que nuestro pequeñito llora, ya sea por el pañal sucio, un susto, gases o sueño, pues es su mecanismo de comunicación hasta que pueda formular palabras. Luego del parto, tu oído se agudiza más y ello te permite diferencias los tipos de llanto que emite tu bebé. Conforme vayas compartiendo más con tu bebé, su lazo se hará mucho más fuerte.

  1. Su sonrisa y sus caricias

Si bien es una mueca que lo realizan más por reflejo que por felicidad, con el paso del tiempo lo asocian a la felicidad que ambos comparten y luego lo realiza como respuesta de su satisfacción por una acción. Sin embargo, la sonrisa comunicativa, la que solo proyecta su felicidad, se da a partir del segundo o tercer mes; esto da paso a las carcajadas a partir del quinto mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *