¿Perdió peso tu recién nacido?

Tras el nacimiento de nuestro bebé estamos emocionadas de saber con cuánto peso llegó a este mundo, por lo que lo apuntamos y estamos al pendiente de su incremento de peso y talla, pero ¿qué pasa si en los primeros días de su vida pierde peso? Antes de que te alarmes, debes saber que esto es algo normal y que esos gramos se recuperan con el paso de los días siguientes.

Como parte de su adaptación al mundo, el neonato pierde entre el 10% y el 12% de su peso corporal la primera semana de vida, pero este lo recupera a partir del día 10 en delante de manera paulatina y constante.

Entras las causas fundamentales están:

  • Inexperiencia en la succión. Aunque los niños nacen con este reflejo adquirido, tardan en perfeccionarlo, de manera que muchas veces se quedan dormidos en mitad de las tomas y maman menos de lo que deberían. Para despertarlos hay que mojarles un poco la cara con un paño humedecido, soplarles o hacerles cosquillas en los pies.
  • Pérdida de líquido. “El bebé nace con un exceso de agua que no está dentro de los vasos sanguíneos ni dentro de las células, sino, por así decirlo, libre en los tejidos. De ahí que su eliminación sea muy sencilla a través de la orina”, dio a conocer el doctor José Antonio Martínez Orgado, neonatólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro, en Madrid.
  • Expulsión del meconio. “Es la primera defecación que hace el recién nacido. Está formada por restos de células de la pared intestinal, de la piel y del vello y por líquido amniótico que el feto ha tragado. Aunque su volumen es muy variable en cada caso, se calcula en unos 10 g por cada kilo de peso del niño”, explicó el neonatólogo.

Asimismo, el especialista indicó que “más importante que obsesionarse con la balanza es controlar si el pequeño está tranquilo, si moja un mínimo de seis pañales al día y si hace caca al menos una vez cada dos días, porque estos síntomas denotan que está bien nutrido. Eso sí, si el pequeño no recupera el peso con el que nació en 15 días, debe examinarlo el pediatra para valorar si está comiendo bien o no o si existe alguna alteración”, concluye el doctor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *