¿Qué es la regurgitación del bebé?

Se definir como el mecanismo de autorregulación del recién nacido para expulsar el exceso de leche; es decir, la devolución de leche que todavía no ha sido digerida, por lo que no debe preocupar en los primeros meses de vida.

Una de las posibles causas de este problema es el desarrollo incompleto del cardias, una pequeña válvula situada entre el esófago y el estómago que regula el paso de los alimentos. Sin embargo, esta autorregulación va disminuyendo con el paso de los meses hasta desaparecer antes del primer año de vida.

¿Es necesario que se dé otra dosis de leche si el bebé regurgita?

No es necesario, ya que lo que devuelve equivale a pocos gramos de leche, mezclado con saliva y mucosidad, por lo que no necesitas volver a preparar más biberones. Eso sí, en caso veas que este problema ocurra siempre, mejor dale pocas dosis de leche, dejando espacios cortos de tiempo.

¿Sucede más seguido a los bebés que lactan de pecho o a los que toman biberón?

Afecta a ambos por igual, ya que no se trata de un problema de digestión (recuerden que la leche es devuelta sin ser digerida aún), sino de inmadurez fisiológica.

¿Es posible prevenir la regurgitación?

Si notas que tu bebé succiona mucho, mantenlo en posición vertical unos minutos de modo que se expulse el aire ingerido en cada toma. Además, puedes reducir los tiempos entre tomas, a fin de que no llegue muy hambriento y trate de tomar la leche de manera abrupta.

¿Cómo diferenciar lo regurgitado del vómito?

El primero es una mezcla no digerida, por lo que su olor no es ácido, lo que sí ocurre con el vómito, además, este último tiene el aspecto del requesón y tiene una causa específica, que puede ser por haber comido mucho.

Es importante saber que si este problema es seguido, lo consultes con tu pediatra para ver si se trata de un problema patológico que requiera medicación o si solo es un reflejo del bebé. Si tienes miedo de que esto ocurra durante las horas de sueño, lo mejor es elevar ligeramente el colchón de la cuna o el respaldo del cochecito para que la cabecita del pequeño esté más elevada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *