¿Qué hacer cuando tu hijo te dice «NO» a todo?

Mi niño está por cumplir 3 años y me preocupa que a todo responde con un NO, ya sea porque le pido o le ofrezco algo, simplemente dice que no y continúa haciendo sus cosas, antes no era así ¿Por qué ocurre esto?

La situación descrita es típica en los niños que se encuentran entre los 2 y 3 años porque en esta etapa se encuentra en un momento que los psicólogos denominan “etapa de autoafirmación” en la cual están en la búsqueda del poder.

Por otro lado debemos recordar las múltiples oportunidades en las que hemos utilizado esta palabra frente al niño para evitar que realice algunas acciones como tocar el adorno de la sala, meter el dedo en el enchufe de la pared, comer derramando, mojarle la ropa a la hora del baño y muchas otras circunstancias.

Los niños dicen lo que escuchan y el “NO” es una palabra que la ha escuchado en varias ocasiones por lo que la tiene totalmente adquirida y aunque aún no comprende totalmente su significado sabe que con ella puede evitar ciertas cosas, como por ejemplo, obedecer.

Cuando el niño comienza a usar el habla como medio de expresión será normal escucharlo usar este término de negación, lo cual no significa que sean “malos” pero sí que están tratando de desafiar a la autoridad. Además, si analizamos la palabra podremos ver que es fácil de aprender por ser corto y rotundo, es una palabra que llama la atención sobretodo por la fuerza que se utiliza al mencionarla

Algunos niños recién comienzan a utilizar el NO en el momento que ingresan a un centro de estimulación, cuna, guardería o jardín de infancia y esto se debe a que en casa nunca han utilizado esa palabra para evitar las cosas pero es recién al ingresar a una institución educativa cuando la escucha y conoce su poder.

Es importante que el niño conozca el significado del “No” pero es necesario que aprenda a utilizarlo adecuadamente, ya que no siempre será necesario o no siempre será lo más oportuno.

Algunas actividades que ayudarán al niño a usar apropiadamente el Sí y el No son las siguientes:

  1. Colocar en el suelo fichas de diferentes colores o formar y colocar en un recipiente algunos de un color o forma determinada e ir ayudando al niño a introducir todas las que son iguales a las que están adentro, espontáneamente introducir una ficha diferente dejando que el niño lo note y haga uso del no. Entonces le dirá “tienes razón, este NO va” y lo cambia por otro para que diga sí.
  2. Salir de compras y cuando descubra algo que desee el niño preguntarle “¿cuál quieres?” y va señalando otros elementos cercanos al que quiere para que use el no y luego señalar el que quiere para que diga sí.
  3. Mostrarle una lámina y hacerle preguntas para que responda con un sí o un no, por ejemplo, si están viendo la imagen de una granja puede preguntar ¿está la vaca? ¿está el granjero? o también ¿está el mono? ¿aquí trabaja el bombero?
  4. Con los niños más grandecitos se puede ver un programa o video infantil donde se aprecien acciones negativas por parte del personaje para que use el no y luego cuando realice algo positivo diga sí.
  5. Narrar cuentos clásicos y cambiar la historia para que el niño participe diciendo sí o no. Por ejemplo: Había una vez una niña que se llamaba caperucita amarilla… hacer una pausa para que el niño comente y si no dice nada hacerle preguntas como ¿caperucita es amarilla? Continuar con la narración con las pausas correspondientes para que el niño participe.

Lo más importante será darle los modelos correctos al niño para que sepa usar este término para los momentos que sean necesarias y con la intensidad que se requiere de acuerdo a la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *