Tics o manías en niños

Manías en los niños hay muchas, desde comerse las uñas y rascarse la nariz, hasta querer comer en un plato específico o dormir siempre acompañado de un muñeco.

Al respecto, la psicóloga Sandra Grande, nos explica que una manía es una conducta, una rutina o un pensamiento que se repite muchas veces, que se da con mucha frecuencia y que se ha establecido durante algún tiempo.

Muchas veces estas manías ocurren por imitación: los niños las aprenden de los padres. Otras veces son rituales que crea el propio niño porque le da seguridad: Ejemplo: Tomar su leche siempre en el mismo lugar de la mesa y con la misma tacita. Si se le impide hacer las cosas de esta manera su esquema se malogra, se estresa y se fastidia.

¿Y qué es un tic?

  • Sandra señala que la diferencia está en que un tic es totalmente involuntario. Es decir el niño no se da cuenta de la conducta y está ligado a un momento de ansiedad extrema, de un fuerte estrés, que activa todo esto. Por ejemplo, niñas que se muerden el cabello cuando son reprendidas.

¿Son normales las manías?

  • Son totalmente normales hasta cierto punto. Normalmente pasan.
  • Cuando se convierten en muy frecuentes, en muy repetitivas y ya se pasa a tener pensamientos mucho más obsesivos, que es imposible salirse del cuadro. Ahí podemos pensar en abordar de una manera más profunda, a conocer que está pasando.
  • También cuando el hecho de tener estas conductas perjudica la espontaneidad del niño, porque no se sale de la rutina, tiene que cumplir con sus patrones, y esto perjudica también las relaciones sociales, y ahí si hay que intervenir de manera profesional.

¿Cómo corregir una manía?

  • Primero los papás no tienen que alarmarse cuando empiezan esas manías, son normales, como chuparse el dedo o comerse las uñas.
  • Sin dejar de prestarle atención, cambiarle de foco de atención. No hay que recurrir al castigo, pero tampoco desatenderlo.
  • Si la mamá le enseña a su hijo a poder expresarse, y le da técnicas socio emocionales, ellos van a  poder estar mejor. Si no se trabajan, estas manías pueden durar hasta la adultez.
  • Vigilar las propias manías: Existe un factor hereditario en la carga ansiógena, y también el repetirle al hijo constantemente que deje de hacer su manía, es un reforzador para la manía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *