Tu bebé aprende de ti desde el útero

El tiempo que tu bebé esté en tu vientre, él va aprendiendo más de lo que imaginas de tu personalidad, de tus palabras, de tus gestos y de tus emociones. Descubre las 16 actividades que aprende de ti cada día dentro de tu vientre:

  1. Todo lo que vives le influye:

Durante los últimos 30 años se ha demostrado que todo lo que vives el bebé lo aprende, memoriza, reconoce y más, sobretodo en la segunda semana de la gestación. En este momento la producción de las células del sistema nervioso central (neurogénesis) de tu bebé dan paso a la conexión de sus células cerebrales (sinaptogénesis), por lo que, en esta fase, es importante las influencias externas.

  1. Cuando piensas en él:

Estos pensamientos te llevan a comunicarte con tu bebé, lo cual es muy importante durante la gestación, principalmente durante el tercer trimestre, cuando hay en él una rudimentaria forma de autoconciencia.

  1. Cuando experimentas cualquier emoción:

En el embarazo experimentarás diversas emociones de forma muy rápida, debido al papel que juegan aquí las hormonas en tu cuerpo, las cuales son las encargadas de agudizar tus sentidos y tus emociones, que, a su vez, influyen en tu bebé. Esto le permite conocerte e interpretar tus conductas; no tienes que estar siempre feliz, tus cambios emocionales también le ayudan a saber cómo es la vida.

  1. Cuando escucha los latidos de tu corazón:

Cuando tu bebé empieza a escuchar, los primero sonidos que perciben son tu respiración, los gorgoteos del vientre y, sobre todo, los latidos de tu corazón. Este último sonido fijo y estable lo llega a memorizar, de modo que al nacer, al colocar a tu bebé en tu pecho, el sonido que llegará a calmar su llanto es el de tu corazón.

  1. Cuando comes o bebes algo:

Sus papilas gustativas ya están desarrolladas para el tercer mes de embarazo, por lo que descubre los sabores cuando traga por momentos líquido amniótico, el cual se vuelve más agradable a su gusto cuando comes alimentos dulces. Esto hace que sus gustos gastronómicos futuros dependan mucho de lo que comes mientras tienes a tu bebé en tu vientre.

  1. Cuando duermes:

El pediatra suizo Stirmann dio a conocer que los bebés se sincronizan con los ritmos de sueño y vigila de las madres, mientras están en el útero, por lo que al nacer aquellos pequeños de madres madrugadoras mantenían la costumbre de estar despiertos desde muy temprano, lo mismo con aquellas mamás noctámbulas.

  1. Cuando caminas:

Una caminata relajante permite a tu bebé balancearse dentro de ti, lo que permite que tu bebé vaya percibiendo su sentido del equilibrio.

  1. Cuando nadas:

Si esta es una de tus aficiones, es muy probable que a tu bebé se le “contagie”. Sucede que aquellas actividades que te relajan a ti, también lo relajan a él, por lo que si lo practicas con frecuencia, será adoptado también por él cuando crezca.

  1. Cuando te mueves:

Para el octavo mes tu bebé tiene la necesidad de estirarse dentro de tu vientre, debido a un movimiento brusco que hayas realizado o por algún susto que hayas experimentado. Esto indica que reconoce sus extremidades y las pone en marcha, de allí sus reflejos.

  1. Cuando escuchas música:

Desde que puede escuchar, tiene una gran capacidad de adaptación ante nuevos estímulos, uno de ellos es la música, por lo que puedes aprovechar en el último trimestre en acostumbrarlo a sonidos relajantes, como las piezas de música clásica, las cuales se grabarán en su memoria. Te recomendamos a Bach y Vivaldi, ya que su ritmo se parece al del corazón humano.

  1. Cuando usas dos idiomas:

Los bebés tienen la capacidad de diferenciar dos idiomas antes de nacer, según estudios recientes, desde el vientre, por lo que cuando se les enseña desde pequeños, tienen mayor facilidad de aprenderlos.

  1. Cuando acaricias tu pancita:

El tacto es el primer sentido que se desarrolla en el bebé dentro del vientre, ya que a partir del cuarto mes puede sentir tu mano cuando acaricias tu vientre.

  1. Cuando le cantas canciones de cuna:

Las letras de estas canciones, ya sean inventadas o aprendidas de generación en generación, les trasmite mucho amor, ternura, deseo, añoranza y apego, por lo que el bebé responde ante su sonido con movimientos corporales. Con el tiempo, principalmente en el tercer trimestre, notarás que el ritmo con el que cantas, es repetido por tu bebé con movimientos simultáneos.

  1. Cuando “juegas” con él:

Puedes hacerlo colocando tu mano sobre un punto específico de tu pancita, ya sea cerca a tus pechos o debajo de tu ombligo, cuando sientas que tu bebé se mueve hasta donde está tu palma, cambia de posición y él volverá a moverse hasta la posición donde está tu mano. Este juego lo puedes repetir todos los días, sobre todo a partir del séptimo mes, porque así también esperará esta “cita”.

  1. Cuando fumas o bebes alcohol:

Tu bebé también aprende de tus malos hábitos. Cuando fumas, tu pequeño percibe menos oxígeno y sufre, por lo que recuerda esta sensación y se pone tenso cada vez que enciendes un cigarrillo; este es uno de los motivos por los que nacen los bebés muy nerviosos y con menos peso. En el caso del alcohol y de otras drogas, estos afectan directamente al desarrollo y formación de su cerebro, por lo que les causa trastornos futuros.

  1. Cuando sufres mucho estrés:

Este estrés y angustia de forma crónica causa que tus niveles de adrenalina en la sangre sean muy elevados, por lo que tu bebé no puede dormir bien y no crece como es debido; además, llegará al mundo muy estresado y tal vez sea uno de los motivos por los que sea muy llorón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *