¿Tu niño huele raro? Podría sufrir una enfermedad

Algunas veces ocurre que el cuerpo, la ropa o la almohada de nuestros pequeños empiezan a oler de forma inusual. ¿Qué puede estar pasando? La mayoría de las veces no es tema de mayor de preocupación pero si estos olores son intensos y se repiten varios días pueden ser señales de una enfermedad al hígado, la boca o del metabolismo. Te lo contamos todo.

Como mamá, seguramente ya te has dado cuenta que los bebés y los niños huelen poco y cuando decimos ¡qué mal huele!, en realidad nos referimos a un pañal sucio, restos de comida o a leche regurgitada pero pocas veces al cuerpo mismo.

Al respecto, el doctor en nutrición Gerardo Bouroncle, detalla que existen olores propios de cada persona de acuerdo a la edad, la raza, el sexo, y la alimentación. Quienes huelen más fuerte son los adultos de razas blanca y negra, mientras que los asiáticos y amerindios segregamos menos aromas.

Los niños, señala el especialista, no tienen muchas glándulas sudoríparas o adocrinas, por lo que no huelen mucho por sí mismos. En la pubertad aparecen esta glándulas que empiezan a generar mucho sudor, aunque hay que anotar que el sudor no huele al ser básicamente agua. El olor viene de la mezcla de sudor con las bacterias.

A continuación te señalamos algunos olores que puede segregar tu pequeño y deberían llamar tu atención.

  • A huevo podrido.  Es característico de las enfermedades al hígado. No lo dudes y llévalo a un médico para que lo chequee.
  • Cebolla y queso. En la adolescencia es normal que los hombres empiecen a oler a queso y las mujeres a cebollas. En caso sientas este aroma en niños entre 6 a 10 años puede ser indicador de un desequilibrio hormonal prematuro, siempre y cuando aparezcan otras señales como pilosidades.
  • A “viejo”. Si tu pequeño expele aromas propios de adultos mayores lo más probable es que esté mojando su ropa interior o ropa de cama con orines lo que puede confundirse con el olor a úrea.
  • A frutas. El olor frutado en la respiración de los niños podría indicar problemas con los niveles de azúcar en la sangre, a menudo asociados con diabetes o hipoglucemia. Aunque el olor frutal parezca agradable, en realidad es un olor corporal que nunca debe ser ignorado, debido a sus riesgos.
  • Mal olor de la piel. En niños puede obedecer a la segregación de cortisol, debido principalmente al estrés que puede producir la vida escolar, social y familiar.
  • Heces fétidas. Si tu pequeño deja el baño oliendo muy fuerte, puede deberse a la falta de vitaminas, asociadas al fuerte olor de las heces.
  • Sudor rancio. En el caso de niños, una mala alimentación a base de frituras y comida chatarra puede ocasionar como consecuencia un fuerte olor a sudor rancio.
  • Amoniaco. Si sus orines huelen a amoniaco, este es un signo inequívoco de infecciones urinarias, bastante frecuentes en niñas. La infección puede llegar a ser tan concentrada, especialmente si trata de no orinar, porque duele, que el olor a amoníaco puede ser ventilado por los poros. .
  • Perfumes y talcos. Ingredientes presentes en algunos perfumes y talcos infantiles pueden estimular el crecimiento de bacterias en algunos pequeños. Es mejor utilizar agua y jabón comunes.
  • A pescado. Si tu pequeño huele a pescado, así no haya ingerido este alimento puede ser indicador de incapacidad para metabolizar los huevos, hígado y verduras.
  •  Mal aliento. En el 80% de los casos se debe a la mala higiene buca por los restos de comida en la boca o dientes picados. Si el olor del aliento es demasiado fuerte podría tratarse también de problemas del metabolismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *