Whatsapp y la comunicación entre los padres

Actualmente es bastante usual que entre los padres de familia de un aula, se arme un grupo de whatsapp o se envíen emails para estar al tanto de lo que sucede en el colegio con sus hijos. Pero estas vías de comunicación pueden tener ventajas o traer inconvenientes, depende mucho de la forma cómo son utilizadas.

¿Cuáles son los riesgos de utilizar estos medios?

  • Si se hace uso de ellos como “solucionador de problemas”: cuando el niño no trajo la agenda de clase, cuando no terminó de copiar un tema, cuando no escuchó el material que debía llevar para el día siguiente. Si con frecuencia estamos utilizándolo para “cubrir” algo que nuestro hijo no hizo, no estamos fomentando su responsabilidad.
  • Cuando se convierte en un espacio de intercambio de rumores, de críticas, de cosas que uno no hablaría con alguien cara a cara; cuando se juzga el desempeño del profesor y cuando se tienen sugerencias que nunca son dichas directamente con alguna autoridad del colegio.
  • Si se arma un grupo es importante tomar en cuenta a todos los padres del aula porque, supuestamente ha sido creado para eso, todos tendrían en común el pertenecer a la clase porque se hablarían temas relacionados con lo escolar. Si se arman subgrupos estaría atentándose contra el bien común.

¿Cómo hacer uso de estos medios en forma correcta?

  • Acordar que se hablaría de temas referidos al aula. Por ejemplo, se debe armar un botiquín de primeros auxilios en el salón o se viene el aniversario del colegio y realizará una actividad entre todos o la organización de un paseo.
  • Respetar los horarios en los que se escriben los mensajes. Si bien es cierto cada persona elige el momento de leerlos, no está de más tomar en cuenta una hora socialmente apropiada para hacerlo.
  • Tocar temas en los que todos pueden intervenir y opinar, si hay algo personal es mejor hacerlo directamente con esa persona y en privado.
  • De más está mencionar, las reglas de comunicación: iniciar con saludo; si se hace una pregunta, esperar a que sea respondida y no abarrotar de mensajes uno tras otro; utilizar palabras adecuadas y es mejor en minúsculas (es menos invasivo), no llenar los mensajes de emoticones pues no es algo amical ni familiar; ni extenderse en el escrito.

Con las nuevas formas de comunicarnos también vienen nuevas responsabilidades para hacer uso de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *