Yoga para niños

El yoga es una disciplina con múltiples beneficios ¿Cuáles?

-Principalmente les ayuda a respirar de manera correcta.    El niño a través de su respiración adquiere un mejor control de emociones y de sus impulsos. Asi logra mejorar su autocontrol y manejar mejor situaciones conflictivas.

– El yoga también contribuye a mejorar la atención concentración de los chicos.  Se hace a través de cuentos y otros ejercicios de postura que han sido creados especialmente para ellos.   Al realizar estos ejercicios el niño logra concentrarse.

– Cuando el niño ya practica el yoga es capaz de manejar su ansiedad y como se siente mejor eleva su autoestima, empieza a controlar su carácter y es capaz de relacionarse y tener relaciones más productivas y agradables con otras personas y el medio

Algunos beneficios físicos que brinda el yoga a los niños son:

–  Mayor fuerza muscular, sobretodo en brazos y piernas

– Mejora posturas que ayuda a reducir el stress y también lo ayuda en la lecto-escritura.

– Permite absorber mejor los nutrientes ya que oxigena mejor el cuerpo.

Desde cuándo puede practicar yoga con niños?

A los dos años evaluar el nivel de atención de los chicos para saber si está listo sin quemar sus etapas de desarrollo.  De los 2.5 a 3 años los niños ya pueden practicarlo a través de cuentos.  A partir de los 7 años, cuando ya los chicos empiezan a manifestar interés por la competitividad es posible trabajarlo con juegos de competencia que además les divierte.

Lo más importante en el yoga es la respiración, aprender a respirar oxigena nuestro cuerpo, nuestras células, órganos y sobretodo el cerebro.

¿En qué ocasiones podemos utilizar el yoga?

Cuando queremos ayudar a nuestros hijos, por ejemplo en la noche o cuándo está asustado o con una pataleta.  ¿Cómo hacerlo?

Ponernos a su altura, agarrarlo con mucho cariño de los hombros, cerrar los ojos y explicarle que vamos a respirar  de forma larga y profunda solo por la nariz (no por la boca).  Cuando ha llegado a lo más hondo, decirle que inhale un poquito más.  No le pongamos un número de segundos porque la capacidad pulmonar varía en cada niño; eso se verá en clases con su instructor.   Luego que vote despacio el aire por la nariz.  Al terminar, preguntarle si se siente mejor y con una sonrisa y mucho cariño invitarlo a hacerlo nuevamente.   Hacer esto por lo menos 3 veces, verás que el niño se sentirá un poco más tranquilo y comenzará a utilizarlo cuando lo necesite.

Al principio como mamá identifica los momentos difíciles para tu hijo y procura invitarlo a respirar un poco antes.  Por ejemplo antes de ir al colegio o antes de comer si este momento se le dificulta, etc     Poco a poco el niño aprenderá que esta respiración lo puede ayudar.

¿Quién enseña yoga a niños ?

Es importante que la instructora de yoga sea titulada porque asi como la práctica del yoga da muchos beneficios a nivel de relajación mental y físico, también puede generar daños  como alguna contractura porque puede que la persona no esté capacitada para trabajar con niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *