Frutas para niños: ¿Por qué y cuánto?

Una frase que escuchamos frecuentemente y parece ser engreimiento.  ¿Por que´pienso esto?

Perú en un país bendecido, tenemos frutas todo el año, dulces y no tanto, duras y blandas, de sabores y texturas muy variados, por lo que generalizar  un “no me gusta” resulta por demás difícil de entender.

Entre los beneficios de las frutas tenemos:

– Contienen vitaminas y minerales necesarios para un adecuado funcionamiento de nuestro organismo.

– Contienen agua en alrededor del 80% de su peso comestible, así contribuyen a cubrir nuestras necesidades de la misma.

– Son bajas en calorías. Su composición es muy variada, poseen muy poca cantidad de proteínas y grasas (con excepción de la palta y el coco) y carbohidratos desde 20% en el plátano hasta 5% en el melón.

– Poseen buenas cantidades de vitaminas A y C, importantes por sus funciones antioxidantes en la resistencia a infecciones, producción de anticuerpos y en el crecimiento de las células.

– Contienen minerales como:

. Potasio: importante para la conducción nerviosa, la actividad muscular normal y el equilibrio del agua al interior y exteriorde las células.

.  Magnesio: para mejorar la inmunidad y la resistencia a enfermedades degenerativas, entre otras.

¿Con qué frutas iniciar la alimentación de nuestros hijos?

En general se recomienda iniciar con plátano, papaya, durazno, pera, manzana y granadilla, por ser estas de fácil digestión.  Se empiezan a administrar en forma de puré.  A partir del noveno mes (en promedio), cuando el niño ya tiene algunos dientes, se pueden ofrecer en pequeños trozos. Ya que tienen fibra soluble y azúcares simples, las frutas pueden digerirse muy bien aún cuando nuestros hijos no las mastiquen en su totalidad.

¿Cuánto es necesario darles?

De acuerdo a la edad se requiere diariamente:

De 1 a 3 años:  3 porciones de 100 gramos.

De 3 a 8 años: 3 porciones de 150 gramos  (el tamaño de una mandarina).

 En la variedad está la clave del éxito, porque como mencionamos arriba, las frutas varían mucho en su composición.

Aquí algunos ejemplos de los beneficios de:

– Uva: Posee Resveratrol, poderoso antioxidante ideal para evitar problemas cardíacos, y ácido málico que disminuyen de manera natural las manchas y decoloraciones de los dientes

– Tomate: Tiene un antioxidante llamado Licopeno que se encuentra raramente en los alimentos, rico en potasio y posee pocas calorías.

– Piña: en su composición se encuentra la Bromelina, enzima útil para favorecer la digestión.

– Manzana: Estudios han demostrado que mejora la función pulmonar, posee (sobre todo en su cáscara) Quercetina un antioxidante con poder antihistáminico y antinflamatorio.

– Limón, Mandarina, Naranja:  ricas en Vitamina C, que evita los efectos dañinos el sol y regula lás glándulas sebáceas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *