Perseverancia en Niños: Cómo tolerar la Frustración?Perseverancia en Niños: Cómo tolerar la Frustración?

Cómo ayudar a tu hijo a lograr el éxito y ser feliz.  La perseverancia tiene un papel decisivo a la hora de determinar el éxito o el fracaso del niño al realizar una tarea.  Esta capacidad ayuda a seguir adelante a pesar de las dificultades, ayuda a sobrellevar los contratiempos que surgen en el camino y a reconocer que el trabajo duro y una actitud basada en el no me rendiré son los mejores factores y los más determinantes del éxito ya sea en el colegio o en cualquier área de la vida.   Tres pasos para desarrollar la perseverancia:

1-Enseña a tu hijo que gran parte del éxito depende de la cantidad de esfuerzo que el ponga en su trabajo. Hazle notar que no basta con empezar algo, sino que hay que terminarlo.

2-En casa, utiliza el lema “no hay que rendirse”.  Es algo que debe estar presente en tu familia. Y para ello como padres demos ejemplo.  Pongámonos objetivos y procuremos cumplirlos.  Tracémonos metas que ellos vean que alcanzamos.  De esa manera ya les estamos enseñando bastante.

3-Premia su perseverancia, cuando veas que está siendo perseverante para culminar una tarea prémialo con un refuerzo material, verbal, un abrazo o un beso.  Eso lo va a alentar a seguir esforzándose cada vez que quiere lograr algo.

Algunas frases que ayudan a que tu hijo aprenda a perseverar y termine sus tareas son:

“lo conseguirás, sigue adelante”

“por  poco, inténtalo de nuevo”

“en esta casa seguimos hacia delante”

“sé que puedes hacerlo, no te des por vencido”

“sigue ahí, no pares”

Por Psic. Karina Odeh Terapia Cognitiva/Conductual – Nido Volantín

Otros videos relacionados y/o artículos: ¿Por qué no tolera perder?Berrinches y Frustación¿Cómo canalizar las emociones de los niños?Tolerando la imperfección.

Tags: las tareas escolares, responsabilidad en los niños, hacer tareas, deberes de los niños, hábitos niños, atención, concentración, déficit de atención 

                 < anterior                                      siguiente >

Perseverancia: No me rindo