Disfraces y la Comunicación con nuestros HijosDisfraces y la Comunicación con nuestros Hijos

Muchas veces nos preguntamos por qué nuestros hijos gustan tanto jugar con los disfraces.  Disfrazarse significa convertirse por un momento en otra persona.  A través de estos los niños pueden expresar sus necesidades, emociones y también sus sentimientos.  Disfrazados son capaces de decir cosas que de otra manera sería difícil.   Teniendo en cuenta que en esta etapa prima la creatividad y fantasía en los niños, el disfraz les permite dar forma e imagen a su fantasía.  Además copian e imitan actitudes y hasta las cambian según les parece. 

Hasta los 6 o 7 años aún no distinguen claramente entre la realidad y la fantasía.  Asi pueden surgir los ‘amigos imaginarios’ que a muchas mamás nos asusta, pero es bueno saber que es normal y positivo en el desarrollo de los chicos.  Incluso a veces podemos seguir la corriente y dejar que nos cuente un poco de su amigo imaginario.    

Como papis podemos utilizar los disfraces de nuestro hijo para saber como nos ven.  Pueden vestirse y/o maquillarse como nosotros y hacernos un pequeño espectáculo en el que nos imiten.  A través de este juego, podremos notar como nuestros hijos nos perciben.  Derrepente nos ven como una persona demasiado rígida, que no se ocupa de ellos o por el contrario muy sobreprotectores.  Los disfraces con este juego de roles nos permite también saber sobre las profesoras o nanas que cuidan de nuestros hijos.  A través de estos juegos simbólicos podremos tener indicios de la relación que tienen con estas personas sin necesidad de interrogar tanto a nuestro hijo.

Por Lic. Educación Inicial Vivianne Muente , promotora del Nido Little People

Videos relacionados:  El Juego, ,  Comunicación Familiar, Como ayuda el Arte a los Niños, Creatividad y Juego

Tags: juegos para niños, actividades para niños, juego simbólico, la creatividad en los niños, arte en los niños, miedo en los niños, ansiedad en los niños, nana, comunicación y familia, comunicación con los hijos

         < anterior                                                              siguiente >

Disfraces y la Comunicación con nuestros Hijos